Tenemos una Edad
Cuidando la salud del hombre

Atlas de la disfunción eréctil en España



L.ES.NPM.03.2017.2374


ATLAS DE LA DISFUNCIÓN ERÉCTIL EN ESPAÑA. Resultados nacionales.

La Asociación Española de Andrología, Medicina Sexual y Reproductiva (ASESA), ha presentado los resultados del ATLAS de la disfunción eréctil en España, un proyecto coordinado por ASESA, con la colaboración de Bayer, que se puso en marcha hace un año con el objetivo de conocer la situación de esta patología en cada Comunidad Autónoma (CCAA) española desde la visión del médico de atención primaria (AP).

Las conclusiones de la investigación, llevada a cabo con la participación de 544 médicos de AP de toda España, confirman que la disfunción eréctil es una patología infradiagnosticada e infratratada, con diferencias entre CCAA. A pesar de que el médico de AP parece conocer bien la DE, la tasa de diagnóstico en las consultas es baja situando la tasa media nacional de diagnóstico en el 23,4%.

Dos coordinadores nacionales, los Dres. Puigvert y Prieto, Ex-Presidente y Presidente de ASESA respectivamente, y 17 coordinadores regionales, uno por CCAA, tenían como objetivo reflejar la manera de asumir y tratar la DE desde la perspectiva de los hombres y médicos de AP en las distintas CCAA españolas. Para el Dr. Prieto se trataba de tener “una foto fija, saber dónde estamos en el siglo XXI, que problemas tenemos, cuales son las barreras que tiene el médico y el paciente y cuántos de estos pacientes están realmente diagnosticados, y sorprendentemente solo se diagnostica a nivel nacional un tercio de estos pacientes y de ese tercio solo se trata la mitad, estamos muy lejos de llegar a donde se tiene que llegar” asegura.

La DE constituye un importante marcador del estado de salud general del hombre al estar asociada a un mayor riesgo de presentar enfermedad coronaria, de hecho hay estudios que muestran que muchos individuos con DE sufren un evento cardiovascular entre 2 y 3 años después de la aparición de los primeros problemas de erección, a pesar de ello, el reconocimiento por parte de los médicos de la DE como señal de alarma, como síntoma centinela tanto de enfermedades cardiovasculares como de otras patologías de tipo metabólico -diabetes mellitus o la hipercolesterolemia no diagnosticadas, o no tratadas- no es uniforme en toda España.

La inclusión de una pregunta sobre las dificultades de erección en la anamnesis (la información recopilada por el médico mediante preguntas específicas a su paciente) tiene un efecto positivo en el diagnóstico temprano de enfermedades que, si no se tratan a tiempo pueden tener un mal pronóstico, y contribuye a conocer el estado de salud general de los hombres.

La inclusión de los problemas de DE en la historia clínica del paciente es muy importante, y los médicos de AP españoles coinciden en que es su responsabilidad sospechar y diagnosticar la DE, aún así menos de la mitad de los facultativos participantes, el 42,7% reportaron tener pautado preguntar de forma rutinaria a sus pacientes por la presencia de DE.

Los expertos consideran que el registro de los problemas de erección en la historia clínica de los hombres en edad adulta es un buen indicador del estado general de salud, pues se sabe que el 64% de los hombres con DE presenta una o más comorbilidades.

La falta de tiempo en la consulta y de información o formación específica son dos causas por las que no se aborda de forma espontánea la DE en la consulta. El médico de AP parece conocer bien la DE, reconoce que es una enfermedad infradiagnosticada y destaca su importancia como síntoma centinela de otras enfermedades, pero ello no impide una baja tasa de tratamiento cuya media nacional se sitúa en el 51,4%.

Los pacientes españoles presentan diferentes actitudes hacia la DE y no hablan abiertamente de ella pero hay algo en lo que coinciden casi unánimemente las distintas CCAA: la DE afecta a su seguridad en sí mismos, les produce estrés, baja autoestima y se vuelven más reservados.

En cuanto a las fuentes de información hay divergencias y mientras en algunas CCAA Internet es sin duda la principal fuente de información para los hombres, llegando a un 75%, en otras este porcentaje cae hasta el 10,5%.



Atlas Descargar documento (Tamaño: 95Mb)

 

 

L.ES.MKT.12.2016.2106

Compartir en redes sociales: